Seguidores

martes, 23 de febrero de 2010

BOTELLAS RECICLADAS


Botella pintada y decorada con decoupage.



Botella decorada con macramé.

lunes, 22 de febrero de 2010

EL CARAU


Leyenda correntina, que me contaban mis padres

Carau es el nombre que se le da por su forma de gritar a un ave zancuda, de plumaje negro, de vuelo torpe, que habita en lagunas, esteros y bañados correntinos.
Su grito lo emite casi toda la noche o ante la proximidad de algún extraño a la comunidad en que vive.

La leyenda dice que Carau fue un muchacho apuesto y muy buen bailarín, tambien guitarrero y cantor, que vivía en compañía de su madre, para quien eran todos sus cuidados y desvelos.
Pero cierta vez que ella se enfermó gravemente, Carau agotó sus esfuerzos para atenderla con medicación casera, y al no tener mejoría resolvió marcharse al atardecer hacia el pueblo más próximo, que quedaba varias leguas del rancho.
Pero en el camino encontró un baile, donde se acercó por curiosidad,y enseguida se puso a bailar, atraído por una guayna (muchacha) muy linda, que coqueteaba con él, porque sobresalía entre todos, por su forma de ser y elegancia.
Y se Olvidó por completo de la enfermedad de su madre, continuó bailando toda la noche hasta que de madrugada un amigo le trajo la noticia que su madre había muerto.

... ¡ NO IMPORTA MI BUEN AMIGO - dijo Carau - hay tiempo para llorar!.
Y siguió bailando
Cuando terminó el baile atormentado por el remordimiento salió para hacerse cargo de su madre muerta.
Cuenta la leyenda que durante mucho tiempo anduvo por el pago sin hallar consuelo. y la ropa oscura que usaba, desgastada y desteñida por el tiempo se hizo trizas transformándose después en plumas, los brazos se volvieron alas y el cuerpo adquirió la forma de un ave. Desde entonces se fué a vivir y a llorar por los esteros. Cuenta la leyenda que la muchacha que lo retuvo en el baile, también se convirtió en ave, tomando la forma de la pollona, y lo acompaña al Carau en su constante peregrinar

viernes, 19 de febrero de 2010

CANASTA


Canasta hecha con hojas de dracena.